Prevalencia de exámenes pélvicos bimanuales y pruebas de Papanicolau innecesario en adolescentes y mujeres de 15 a 20 años

Investigadores estadounidenses, liderados por el doctor Jin Qin de los Centers for Disease Control (CDCs), estimaron la prevalencia de exámenes pélvicos bimanuales y de pruebas de Papanicolau realizados en mujeres adolescentes y menores de 21 años de edad en Estados Unidos para identificar los factores asociados a esos exámenes.

Las respuestas de 3.410 mujeres jóvenes de 15 a 20 años fueron incluidas en el análisis. Durante el periodo del estudio 4.8% estaban embarazadas, 22.3% habían sido sometidas a pruebas para infección transmitida sexualmente y 4.5% recibieron tratamiento o medicamentos para una infección de transmisión sexual en los últimos 12 meses.

Entre las mujeres jóvenes de 15 a 20 años de edad que fueron evaluadas en los años 2011 a 2017, aproximadamente 2.6 millones reportaron haber recibido un examen pélvico bimanual en los últimos 12 meses. Aproximadamente la mitad de esos exámenes (54%) fueron potencialmente innecesarios representando una estimado de 1.4 millones de individuos.

El examen pélvico bimanual se asoció prueba de Pap (razón de prevalencia ajustada 7.12), pruebas para infecciones de transmisión sexual y uso de anticoncepción hormonal diferente a dispositivo intrauterino.

Además, un estimado de 2.2 millones de mujeres jóvenes (19.2%) reportó haber recibido una prueba de Pap en los últimos 12 meses y 71.9% de esas pruebas eran potencialmente innecesarias.

Los autores concluyeron que el análisis encontró que más de la mitad de los exámenes pélvicos bimanuales y casi tres cuartas partes de las pruebas de Pap realizadas en mujeres jóvenes de 15 a 20 años de edad, fueron potencialmente innecesarias exponiendo las mujeres a riesgos prevenibles.

Los exámenes pélvicos no se recomiendan en las guías actuales para mujeres asintomáticas no embarazadas y pueden causar riesgos como resultados falsos positivos, sobrediagnóstico, ansiedad y costos innecesarios.

El examen pélvico bimanual es invasivo y controversial, y la tamización de cáncer cervical no se recomienda para mujeres menores de 21 años.

Los autores agregan que los hallazgos del estudio sugieren la necesidad de educación de los profesionales de la salud, de los padres y de las mujeres jóvenes acerca de las guías y de las limitaciones del examen pélvico y de la prueba de Papanicolau de rutina para asegurarse que esos exámenes son realizados solamente cuando son médicamente necesarios.

Comentario

Es probable que se trate de casos aislados, sin embargo, recientemente la prensa laica ha publicado numerosos reportes de médicos que han incurrido en abuso sexual al realizar exámenes pélvicos bimanuales en mujeres jóvenes por razones injustificadas y sospechosas de tener motivaciones inapropiadas.

En un comentario del artículo central, la autora menciona que muchas mujeres (jóvenes y mayores) asocian en el examen pélvico bimanual y el examen con espéculo a temor, ansiedad, vergüenza, desagrado y dolor. Las niñas y las mujeres con historia de violencia sexual pueden ser más vulnerables a esos riesgos. Además, las adolescentes pueden posponer el inicio de la anticoncepción o de la tamización de enfermedades de transmisión sexual por temor al examen pélvico, lo cual crea barreras innecesarias a la obtención de métodos importantes de tamización y de los métodos de planificación familiar.

El examen pélvico no es necesario en la mujer en buena salud que acude al médico para recibir anticoncepción y el examen puede ser una razón proclive del médico para hacerlo.

Referencias:
JAMA Internal Medicine en línea Enero 6, 2020; doi:10.1001/jamaintermed. 2019.5727

Deja un comentario