Síntomas a largo plazo de COVID-19

Dos notas de corte editorial publicadas en BMJ, el órgano oficial de la Asociación Médica Británica, registran que de acuerdo con encuestas realizadas en el Reino Unido en médicos que han tratado pacientes con COVID-19 una tercera de los pacientes queda con síntomas persistentes o de larga duración.

Los síntomas crónicos, persistentes o de larga duración incluyen fatiga crónica, debilidad muscular, pérdida del olfato y dificultades de concentración.

Los médicos y el equipo que los acompaña en el cuidado de pacientes con COVID-19 están expuestos, a pesar de las medidas de precaución, a contagiarse y, por ende, a padecer el COVID-19 de larga duración o de síntomas persistentes.

Los médicos deben estar al tanto de la persistencia sintomática de COVID-19 para que con la información existente puedan asegurarle al paciente que la recuperación vendrá y por tal razón no es necesario realizar estudios extensos.

Es interesante anotar que no son los pacientes que han presentado las formas más agudas o críticas de COVID-19 quienes tienen mayor tendencia a presentar síntomas persistentes por meses. Por el contrario, son jóvenes en previo buen estado físico quienes luego de un episodio de COVID-19 usualmente leve reportan intolerancia persistente al ejercicio, respiración corta y tos, ansiedad, palpitaciones y concentración pobre.

Los síntomas de COVID-19 de larga duración o post-agudo pueden oscilar, presentándose recaídas que incluyen fatiga intensa, subidas y bajadas del estado de ánimo, dolores musculares y articulares, dolores de cabeza y embotamiento mental.

Los clínicos deben estar alertados sobre el fenómeno de persistencia de síntomas de COVID-19 primero para no concluir que se trata de una reinfección y segundo para asegurarle al paciente que la recuperación vendrá y es cuestión de paciencia.

Referencias:
– BMJ 2020; 370:m3218; https://dx.doi.org/10.1136/bmj.,318, Agosto 13, 2020
– BMJ en línea Septiembre 4, 2020

Deja un comentario