Coronavirus también puede ser letal para adultos jóvenes

Investigadores del Brigham and Women´s Hospital de la Universidad de Harvard investigaron el perfil clínico y los resultados de 3.222 adultos jóvenes (18 a 34 años) que requirieron hospitalización por COVID-19 en Estados Unidos entre abril 1 y junio 30 de 2020.

De un total de 780.969 adultos 63.103 (8.1%) habían sido codificados como COVID-19 en sus admisiones a 419 hospitales. La edad promedio de esa población fue 28.3 años, 57.6 eran hombres y 57.0% negros o hispanos.

En general, 1.187 (36.8%) tenían obesidad, 789 (24.5%) obesidad mórbida, 588 (18.2%) diabetes y 519 (16.1%) hipertensión. Obesidad mórbida e hipertensión fueron frecuentes en los hombres y se asociaron a mayor riesgo de muerte o de ventilación mecánica.

Durante la hospitalización 684 pacientes (21%) requirieron ventilación mecánica y 88 (2.7%) fallecieron.

Los pacientes con múltiples factores de riesgo (obesidad mórbida, diabetes e hipertensión) encararon riesgos similares a 8.862 adultos (con exclusión de embarazadas) de edad media y adultos con COVID-19 sin esas condiciones.

Los autores comentan que los jóvenes adultos de 18 a 34 años hospitalizados con COVID-19 experimentaron tasas sustanciales de resultados adversos: 21% requirieron cuidado intensivo, 10% ventilación mecánica y 2.7% murieron. De quienes sobrevivieron, 3% tuvieron que ser enviados a instituciones con facilidades para recuperación

Esa tasa de mortalidad hospitalaria es menor que la reportada en adultos mayores, pero aproximadamente el doble de la de adultos jóvenes con infarto agudo de miocardio.

Obesidad mórbida, hipertensión y diabetes fueron frecuentes y asociadas con mayor riesgo de eventos adversos. Jóvenes adultos con más de una de esas condiciones encaran riesgos comparables a los observados en adultos de edad media sin esos factores.

Dada las crecientes tasas de COVID-19 en adultos jóvenes, los hallazgos reseñados subrayan la importancia de las medidas de prevención de la infección en ese grupo etáreo.

Comentario

Es un hecho que los adultos mayores, sobre todo aquellos con comorbilidades, tienen tasas de letalidad significativamente más altas que los grupos de edades menores.

Se ha caído en la equivocación de creer que los adultos jóvenes no mueren de COVID-19. El estudio reseñado deja en claro que un adulto joven con morbilidades como obesidad, diabetes e hipertensión tiene riesgos así mismo significativos de morir de la infección o al menos de requerir atención crítica.

La “pandemia de obesidad” que padecen muchos países, incluyendo los latinoamericanos, ha creado un grupo poblacional con riesgo alto de morbilidad y mortalidad por COVID-19. Además de combatir la obesidad, los clínicos deben prestar atención a la diabetes y a la hipertensión en los adultos jóvenes, que si no mueren de esas comorbilidades más tarde, ahora pueden fallecer más tempranamente si son infectados por el coronavirus.

Teniendo nosotros un número alto de negros y de hispanos o latinos las sumas crecen si se conjugan obesidad, hipertensión y diabetes.

¡Y que se olviden los jóvenes que el coronavirus no los mata a ellos!

Referencia:
– JAMA Internal Medicine en línea Septiembre 9, 2020; doi:10.1001/jamainternmed.2020.5313

Deja un comentario