Se agrava situación de COVID-19 en Estados Unidos

En la última semana de noviembre, de manera tradicional los estadounidenses han celebrado de manera uniforme y masiva Thanksgiving o Día de Acción de Gracias, en conmemoración de la primera gran cosecha de los primeros colonos.

Puede decirse que no hay familia de ese país que no se desplace para celebrar la fiesta en familia. Sin embargo, en la última semana el número diario de nuevos casos de COVID-19 ha sobrepasado el millón de afectados y la mortalidad ha crecido de manera exponencial.

Casi todos los estados de la Unión Americana han resultado comprometidos y en algunos de ellos los hospitales están saturados, las UCI han sido insuficientes y ha habido numerosos profesionales afectados que por enfermedad o temor se han retirado del ejercicio.

Los CDCs o Centers for Disease Control and Prevention, principal organismo gubernamental de evaluación epidemiológica, ha recomendado que los americanos se abstengan de viajar, que celebren el Día de Acción de Gracias en casa, en familia, en grupos pequeños y ojalá con anticipación a la fecha tradicional para evitar aglomeraciones.

Para quienes escojan celebran en grupos de amigos los CDCs recomiendan espaciar las sillas, celebrar a campo abierto (no en la casa sino en los jardines) y dejar en claro a los asistentes que deben usar tapabocas.

Impresiona que el país más poderoso del mundo esté en aprietos pero en parte la responsabilidad puede trazarse a descuido o desdén inicial del problema y a controversia entre las autoridades en relación con las medidas preventivas o de precaución.

Fuente: CDC Noviembre 18, 2020 reseñada y actualizada en Wall Street Journal Noviembre 19, 2020

Deja un comentario